martes, 19 de marzo de 2013

DE LAS EXPECTATIVAS A LA ILUSIÓN...A LA IMPACIENCIA.

Falta poco, muy poco, pero se hace un mundo.Se acerca el acontecimiento educativo del año y parece que no termina de llegar. Llevamos más de un año esperando. Ya está aquí. La Semana Santa se va a hacer eterna, aunque casi todos los años se hace corta.

El EABE13. Ilusión. Expectativas. Ganas. Compartir. Desvirtualizar. Reencontrar. Proyectar.

EDUCACIÓN CON MAYÚSCULAS.

Paciencia. Paciencia.

#DIARIOESTRAFALARIO DE HOY

19/03/2013

jueves, 14 de marzo de 2013

EVALUACIÓN: VALORACIÓN Y ... VUELTA

Quien pensara, por la entrada anterior sobre evaluación, que la desilusión, el cansancio y el desánimo habían anidado en mi forma de ser estaban completamente equivocados. Sólo quise reflejar una realidad extendida y mayoritaria. Pero como también mencioné en esa entrada, no comparto y no estoy de acuerdo con ese planteamiento mayoritario. Y, por eso, mi planteamiento de la evaluación es distinto y lo voy a explicar en esta entrada por si a alguien, tan preocupad@ como yo por esa deriva de la evaluación tradicional, le pudiera ser útil.

  • El problema de la evaluación en realidad es de programación. Yo no programo para evaluar, sino para que el alumnado aprenda. Lógicamente, debe haber una distribución temporal de las unidades didácticas, pero este reparto cronológico no está condicionado por las evaluaciones, ni siquiera por los trimestres naturales (aunque reconozco que los parones vacacionales sí condicionan algunas veces el final de algunas unidades, pero sin  agobios, sin angustias).

  • El problema de la calificación en realidad es un problema de concepto de evaluación. Mis alumn@s realizan actividades a lo largo de la evaluación o del trimestre y las voy valorando con lo que en el momento en que hay que calificar (sesiones de evaluación para entrega de las calificaciones) la nota es la media de todas esas actividades que han hecho y yo he valorado (y algunas veces también ell@s), hayan o no terminado la unidad que estemos desarrollando. Es más relajado, es más objetivo y es valoración del trabajo realizado y de lo aprendido y no simple calificación. El profesorado (y el alumnado, por ello) de mi centro está ahora envuelto en esa agónica vorágine de exámenes para evaluar antes de Semana Santa (las sesiones son a la vuelta) y yo ya puse las calificaciones en SENECA el lunes pasado, día 11 de marzo. Algunos ejemplos.

NOTAS DEL ALUMNADO DE 2º DE BACHILLERATO EN LA SEGUNDA EVALUACIÓN






  • CONCLUSIONES:

    • El enfoque que se tenga de la programación condiciona la evaluación.
    • El concepto que se tenga de la evaluación condiciona asumirla como valoración de procesos o calificación de resultados.
    • Concebir la evaluación como valoración, ya que parece que estamos siempre tan estresados en los momentos de las sesiones de evaluación, hace desaparecer casi por completo la angustia por los finales de evaluación o de trimestre. O sea, que incluso por motivos egoístas del profesorado, hasta conviene este sistema.
Esto es lo que hago, este es mi planteamiento de la evaluación. Valoración y...vuelta a trabajar y a valorar, con retroalimentación del alumnado que confirma su satisfacción y la mía.

¿Te animas a desarrollar una evaluación distinta?
¿Te imaginas finales de trimestres relajados y sin los agobios de siempre?

Este es un buen sistema. Lo imposible es lo que no se intenta.

miércoles, 13 de marzo de 2013

EVALUACIÓN: CALIFICACIÓN Y...PUNTO

No nos engañemos, la evaluación para la mayor parte de la comunidad educativa: docentes, familias, alumnado e, incluso, administración, es CALIFICACIÓN. Dejémonos de eufemismos de que la evaluación es valoración, de que se evalúan procesos y no resultados, de que se evalúan competencias básicas, de que hay variedad de instrumentos de evaluación y tantas y tantas cosas que quedan muy bien pero que luego no son ciertas, o no son ciertas del todo. En definitiva, si no hay examen, no hay nota y, por tanto, parece que no hay evaluación. Y digo esto porque nos acercamos, o estamos, en pleno proceso de evaluación del segundo trimestre y el otro día un compañero de la red me comentó a través del chat de Facebook la siguiente anécdota:


Un alumno de 4º de ESO, con una gripe "de caballo" desde hace cinco días, no ha podido hacer el examen de varias asignaturas y algunos profesores peguntaban a la directora, de manera algo angustiosa, qué notan le ponían entonces en la evaluación y la familia le había comentado al jefe de estudios que qué nota iba a llevar en el boletín sino había podido hacer los exámenes. Pues bien, qué conclusiones podemos sacar de lo anterior:
  • Que algun@s docentes, no pueden o no saben evaluar como no hagan un examen.
  • Que algun@s docentes no tienen anotaciones de seguimiento del proceso de evaluación del proceso. O al menos, no las valoran tanto como para poder poner una nota con ellas sin tener que hacer un examen. ¿Cómo, después de más de dos meses de evaluación, no se le puede poner una calificación a ese alumno que responda a la valoración de su trabajo a lo largo de todo ese tiempo?
  • Que los exámenes son el único instrumento válido de evaluación para familias y docentes. Si el alumno no lo ha hecho, el profesorado no sabe qué calificación poner y las familias no saben cómo pueden, entonces, ser evalud@s sus hij@s. Debido a ello, el alumnado también considera que sólo es evaluado si hace exámenes

Y esa es la realidad. Yo no la entiendo, yo no la comparto. Pero esa es.

domingo, 10 de marzo de 2013

#EABE13: LA ILUSIÓN POR LA EDUCACIÓN

Lo prometido es deuda. Desde que Fernando Trujillo planteara en el #EABE13 reloaded que quedaba un mes y que había que ir confirmando asistencia y demás, por cuestiones logísticas y de reflexión sobre lo que se nos avecina, me planteé hacer una entrada sobre las perspectivas de este encuentro. Pero es que al muchacho se le ocurre plantear, justo hoy, que mostremos nuestras expectativas sobre el #EABE13. Pues bien, ya participé en twitter mostrando las mías: reencuentros, aprendizaje y la esperanza de que otra educación es posible.


Pues sí, a pesar de los tiempos que corren (o precisamente por ellos, como digo siempre) necesitamos confirmar que hay actividades, proyectos, profesionales, centros, padres, madres, alumnos que no se conforman con la simple (y justificada) queja y proponen alternativas, soluciones, formación, horizontalidad, visibilidad y...una buena compañía. Nada más y nada menos.

Solo con imaginarme la cantidad de gente con la que me voy a encontrar o reencontrar, la espera se me hace larga. Sólo con pensar lo que puedo aprender en esas pocas pero intensas horas me parece poco lo que veo en las redes. Y sólo con pensar en la ilusión con la que esperamos el 5 de abril, en la ilusión con la que disfrutaremos esos dos días en Algeciras y con la ilusión con la que volveremos a nuestras realidades, me quedo sin palabras.


Bueno, no, una cosa más. Lo compartiré con mi mujer. Todo un lujo.

¿Ya es 4 de abril?

jueves, 7 de marzo de 2013

FIN DEL PROCESO


 TRABAJO Y DIGNIDAD.

 

Fin del proceso de selección para la dirección del Centro. Otros cuatro años.

Gracias.