domingo, 15 de mayo de 2016

#LibrosQueMarcan 5

En esta entrada tocan algunos libros que me han marcado simplemente como lecturas de placer y disfrute. Hay muchos, ha sido difícil seleccionar, pero al final han sido estos:

El Manolito Gázquez de las Escenas Andaluzas de Estébanez Calderón es, simplemente, una obra de arte de la literatura costumbrista y de humor y siempre me acuerdo de sus anécdotas. Lo recomiendo fervientemente. Y qué decir de Rayuela, una obra maestra de la literatura universal que marca un antes y un después para cualquier lector.

 

La invención de Morel es ora de las obras que me marcó en su momento. Realismo mágico en una obra corta e intensísima. Lo de El hombre sin atributos fue un reto. Primero por encontrar los cuatro volúmenes y después por la lectura de esta obra de arte incompleta que refleja la decadencia de un mundo tradicional inundado por el mundo moderno a principios del siglo XX en Europa.

 

La ciudad de los prodigios es una obra maestra no sólo literariamente, sino desde el punto de vista histórico y sociológico de la España de inicios del siglo XX.


Y, finalmente, mis dos preferidas. Las únicas obras que me he leído más de dos veces porque siempre las echo de menos. Bomarzo. Ese lenguaje, ese mundo renacentista. Una obra maestra. Y qué decir de La conjura de los necios, toda una odisea quijotesca del mundo contemporáneo del gran Ignatius.

Quizá este verano me las lea otra vez.


Seguiremos. La próxima entrega de libros sobre educación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada